13 razones para comer la semilla del aguacate.-

 

 

 

El aguacate además de ser delicioso, nos brinda antioxidantes y grasas naturales que ayudan a mantenernos sanos y sentirnos mejor.

Las semillas por otro lado contienen fibra y aminoácidos y ayudan a prevenir enfermedades cardíacas —y las semillas del aguacate son lo mejor de ambos mundos. Aquí trece razones para empezar a moler esas semillas e incluirlas en tu dieta diaria:

El 70% de los aminoácidos del aguacate están en la semilla, su aceite reduce los niveles de colesterol y ayuda a defender al cuerpo de enfermedades cardiovasculares y paros cardiacos.

Estudios han comprobado que las semillas de aguacate tienen más fibra soluble que cualquier otro alimento.

La semilla del aguacate es excelente para combatir la inflamación del tracto gastrointestinal así como la diarrea. En Sudamérica utilizan la semilla como un remedio para infecciones y problemas estomacales.

Contienen compuestos fenólicos que previenen ulceras intestinales e infecciones virales y bacterianas.

El flavonol que contienen las semillas previene el crecimiento de tumores.

Fortalecen el sistema inmunológico y ayudan a prevenir enfermedades debilitantes y sus antioxidantes retardan el proceso de envejecimiento.

Las propiedades antiinflamatorias de las semillas parecen ayudar a personas que sufren de artritis y otras enfermedades.

Efecto rejuvenecedor: estudios han comprobado que incrementan la cantidad del colágeno de la piel, dándole una apariencia tersa y libre de arrugas.

El aceite de las semillas le dará un brillo adicional a tu cabello y ayuda a prevenir la caspa.

Las semillas ayudan a bajar de peso ya que según algunos estudios reduce la glucosa en la sangre.

El rayar, tostar y beber las semillas en té ayuda a control el asma.

Según la medicina QiGong las semillas de aguate contienen niveles altos de energía Qi, que nos ayudan a sentirnos en sintonía con la energía de vida.

Las semillas se pueden consumir de muchas maneras: se pueden secar, rayar, tostar, rostizar y comer. Se pueden comer en ensaladas, beber en tés, smoothies y licuados o consumirse solas (si no les importa el sabor amargo).

El aguacate es el perfecto ejemplo de una fruta que nos gusta comer y sin embargo desechamos la parte más saludable: su semilla. ¿Para qué desperdiciar su semilla si podemos comerla? Sea por salud o vanidad consumir el 100% de un aguacate es lo más responsable que podemos hacer para mantener nuestros cuerpos y mentes alineados mientras aprovechamos al máximo todo lo que nos brinda la naturaleza.

El Cristoris

CONOCIENDO EL CLÍTORIS I: ENTREVISTA AL CLÍTORIS

Un médico entrevistó al órgano femenino: El órgano femenino admite que no es fácil hablar de él. “Soy el más estigmatizado y perseguido”.

Por Carlos Francisco Fernández-  asesor médico de El Tiempo vía jpuellosecorg.over-blog.es

Contrario a lo esperado, no fue difícil contactar al clítoris para esta entrevista. Bastó una llamada y una invitación a sentarse en el banquillo de los órganos para que aceptara. “Y eso –dice este órgano eminentemente femenino- que no estoy acostumbrado a que los periodistas me busquen… Es más, me da la impresión de que también me evitan”. Dice vivir sorprendido por el resquemor que genera en muchos la sola mención de su nombre y asegura, sin titubear, que “soy el órgano más estigmatizado y perseguido de la historia, sobre todo en ciertas culturas, tal vez porque fui creado para cumplir con una única función: proporcionar placer”.

¿Por qué se llama así?

Mi nombre tiene origen en la palabra griega kleitoris, que significa “pequeña elevación”. Y déjeme decirle que aunque me llamo así desde que me conozco, durante diez siglos se ocultó mi existencia…

¿Y eso por qué?

Créame que durante la Edad Media, e incluso mucho más allá de la época moderna, hablar de mí se consideraba pecado. Entienda usted que habito en una parte del cuerpo femenino que aún hoy genera sonrojos.

¿Y cuál es la razón?

Empiezo por decirle que soy el único órgano humano que tiene como propósito exclusivo el de proporcionar placer. Si a eso sumamos que este placer está ligado a lo sexual y a la figura femenina, tan minimizada y oprimida durante tanto tiempo, pues ya se puede imaginar la que se arma cuando mi nombre sale a flote…

Pero con el pene pasa lo mismo…

No… Ni se le ocurra comparar. Del falo, que no es un órgano exclusivo para el placer (pues también tiene fines reproductivos), hasta se han levantado monumentos; su figura no es ajena para nadie. Si invita a alguien a que se imagine la figura de los dos órganos, la del pene viene a la mente de inmediato… Para la gente ni siquiera tengo forma.

Ya que estamos en éstas, ¿cómo es usted?

Muchas personas piensan que soy un pene pequeño, y aunque soy un vestigio de la formación de dicho órgano, están muy equivocados. Soy como una Y invertida de tejido eréctil (cuerpos cavernosos que se llenan de sangre cuando se estimulan). Mi tamaño varía, pero lo que se ve es una especie de glande que mide, en reposo, medio centímetro más o menos. En estado de erección puedo hasta triplicar mi tamaño.

¿Cómo así que erección?

Sí, señor, no se aterre. En ese centímetro escaso tengo ocho mil terminaciones nerviosas muy sensibles, más del doble de las que tiene el pene; el estímulo desencadena una serie de reacciones que hacen que estos cuerpos cavernosos se llenen de sangre, me aumenten el tamaño y multipliquen mi sensibilidad… No es para menos: estoy conectado con más de 15 mil terminaciones nerviosas en la región pélvica. Mejor dicho, soy la llave maestra de un complejo, pero maravilloso, mecanismo de placer… Y disculpe que me eche tantas flores.

A ver: usted es el vestigio de un pene, tiene nombre masculino, pero es ciento por ciento femenino. ¿Eso no le causa problemas de identidad?

(Risas) Todo lo contrario. Soy por antonomasia la identidad femenina, en todas las hembras mamíferas. Quizá por eso he sido tan estigmatizado.

¿Se siente perseguido?

Hoy no tanto, pero qué tal si le digo que da pena revisar los libros de anatomía de veinte años para atrás. Pensaban que yo no era sino la parte externa, lo que se ve, cuando en realidad soy diez veces más de lo que aparecía en las revistas médicas y algunos consultorios.

¿Qué tiene usted que ver con el orgasmo?

Le reitero que soy un órgano de placer y no exagero si le digo que soy responsable de por lo menos ocho de cada diez orgasmos. En lo demás intervienen otras partes del cuerpo, pero ese no es mi asunto.

Tengo una curiosidad: ¿Es cierto que los señores tienen orgasmos más rápido porque usted es demasiado exigente y pide mucho tiempo?

Veo, por su sonrojo, que no solo le ha pasado, sino que tampoco me conoce. Déjeme darle una cifra: si me tratan como se debe yo puedo responder en un lapso de uno a cuatro minutos. Lo noto incómodo, mejor pregunte otra cosa…

¿Es cierto que a usted también lo afecta la impotencia y que se deteriora con el tiempo?

Más que sonrojarse muérase de la envidia: crezco con el tiempo y en la menopausia puedo multiplicar mi tamaño. Y por esa razón soy responsable de que las señoras reporten desde esas edades un sexo glorioso, que deja a los hombres boquiabiertos.

Una mujer puede vivir sin usted…

Eso no es cierto. Que algunos salvajes piensen que como mi función es el placer hay que extirparme, para controlar, someter y limitar el derecho de las mujeres a sentir, no cambia la esencia de lo que es: una mutilación criminal, que las hace sufrir profundamente. Pero le cuento algo: esos que me cercenan tampoco me conocen y no logran sacarme del todo. Basta un poco de mí para cumplir con mi función, que es dar placer. Ahí sí que me esmero. Y lo digo con mucho orgullo.

¿Quiere decir algo más?

Sí: me aburre que hablen de mí sin conocerme; con esta entrevista no busco salir del clóset, sino que empecemos a hablar de una parte vital del cuerpo humano sin tanto tabú y sin tanto sonrojo. Y que me llamen a los cuatro vientos por mi nombre: ¡Clí-to-ris!

 

CONOCIENDO EL CLÍTORIS II: CURIOSIDADES

El cuerpo de la mujer es algo fascinante es capaz de albergar vida dentro suyo, y su sexualidad es tan complicada como interesante, por lo que vale la pena descubrirla.

elperiodiquito.com

Redacción Internacional, 9 octubre 2013.-

El cuerpo de la mujer es algo fascinante es capaz de albergar vida dentro suyo, y su sexualidad es tan complicada como interesante, por lo que vale la pena descubrirla. El gran olvidado en estos asuntos suele ser el clítoris, un órgano pequeño y capaz de generar un inmenso placer sexual a las féminas. ¿Quieres conocer algunas curiosidades acerca del clítoris?

1. El clítoris se ejercita: Camina todos los días veinte minutos y mejorarás tu capacidad de llegar al orgasmo mediante la estimulación del clítoris, además de ponerte en forma. Caminar aumenta la congestión genital de una mujer en un 168% y el efecto persiste por horas.

2. La mutilación del clítoris es común en ciertas culturas: La ablación o mutilación del clítoris es una práctica lamentablemente aún común en algunos países del mundo. En algunos casos, también se cose y cierra la vulva, dejando un único agujero para que salga la orina y menstruación. No se suele hacer por médicos, en condiciones insalubres y suelen conllevar lesiones e infecciones, y, en algunos casos, también la muerte. Esto se hace para eliminar la posibilidad de que las mujeres sientan placer, ya que se cree que son impuros.

3. El cerebro estimula al clítoris: El orgasmo de una mujer se producen gracias a nervios de seis tejidos diferentes. Cuando los impulsos nerviosos del clítoris llegan al cerebro se produce un orgasmo, pero estas vías son diferentes en cada mujer y cambian según las etapas –embarazo, lactancia, menopausia–. Mientras que la corteza cerebral –nuestra parte pensante– dificulta el orgasmo, pero a medida que nos acercamos al clímax el clítoris recoge información sensorial, de la corteza cerebral, el hipotálamo y el sistema nervioso periférico.

4. No envejece: Ya sabemos que las mujeres son multiorgásmicas. Y también sabemos que el clítoris es el principal punto de placer del cuerpo femenino. Sin embargo, no envejece: una vez que la mujer alcanza la madurez en su desarrollo, el clítoris mantiene su sensibilidad por el resto de la vida, por lo que tendrá la misma capacidad de llegar a un orgasmo a los 30 y a los 95.

5. Una sola palabra: La palabra clítoris viene del griego kleitoris, y significa “llave”. Y el punto curioso es que, te encuentres donde te encuentres, la palabra clítoris es algo prácticamente universal, conocido en todos los países. Eso nos da algunas ventajas si nos vamos de viaje, ¿no?

6. Todos son diferentes: Como en todo en la naturaleza, hay variedad. Hay clítoris pequeños, grandes, más escondidos o menos. Algunos aumentan su tamaño cuando una mujer está excitada, uno son muy sensibles y necesitan mucha presión. Por eso, es importante que las mujeres conozcan su propio cuerpo para conocer la mejor forma de recibir placer.

7. Solo sirve para el sexo: Como bien lees, el clítoris no tiene otra función más que dar placer sexual a la mujer –gracias a Dios. Si bien las mujeres tienen varios puntos de placer, muchos de ellos tienen otras funciones, mientras que el clítoris no.

8. Es muy parecido a un pene: Aunque hoy en día eso no te lo puedas imaginar, hasta las doce semanas de embarazo, tu cuerpo tenía los mismos genitales que los del sexo contrario. Por esta razón, el clítoris y el pene están hechos de lo mismo pero de forma ligeramente diferente. Incluso, se comporta igual: se erecta cuando se excita, aunque por suerte, al no ser visible, permite a las mujeres no tener que medírselo y compararlo con el de sus amigas.

9. El clítoris es más grande de lo que parece: Marie Bonaparte había movido su clítoris mediante una cirugía, para que estuviera más cerca de la vagina, y por ende, pudiera llegar más fácil al orgasmo mediante la penetración –está comprobado que esto es así–. Sin embargo, su idea no funcionó, por lo que ella no sabía es que solo un cuarto del clítoris es visible, mientras que el resto está dentro del cuerpo: está hecho de varias partes, donde la cabeza y el capuchón están por fuera del cuerpo, y el tejido eréctil, glándulas, bulbos vestibulares y pilares están dentro.

10. Es el mejor para el orgasmo: Si bien los orgamos vaginales existen, solo un 30% consiguen tener un orgasmo únicamente con penetración. El resto requieren algún tipo de estimulación directa del clítoris para conseguir el orgasmo.

CONOCIENDO EL CLÍTORIS III: CUATRO TECNICAS PARA TOCARLO

El clítoris es el único órgano cuya función es proporcionar estímulos para lograr el placer.

sexualidad.salud180

El clítoris es el único órgano cuya función es proporcionar estímulos para lograr el placer. Es la zona del cuerpo femenino con mayores terminaciones nerviosas. Sin embargo, ¿se estimula de la manera correcta? Acariciar el clítoris puede ser una experiencia enriquecedora para las mujeres y excitante. De acuerdo con la Directora de Proyectos e Investigación del CENESEX, Ada Alfonso Rodríguez, indica que 64%, de las mujeres que encuesto, señalaban que para ellas eran más placenteras las caricias en el clítoris que el coito.También te puede interesar:¿Qué sabes del clítoris?¡Ayúdala a alcanzar las estrellas! Acariciar su clítoris no sólo le permitirá llegar a tu pareja al orgasmo, para ti será muy estimulante sentir y observarla.

Para lograrlo, te presentamos 4 técnicas. ¡Descúbrelas!

1. Vibraciones. El clítoris es muy sensible a éstas. Para conseguirlo, apóyate de un juguete sexual. Puedes elegir entre una gran variedad, ejemplo, anillos o dildos, vibradores en forma de maquillaje y dedales vibradores.

2. Labios y lengua. Estas caricias garantizan un placer muy extremo si se hace con ternura llegando a estimular también el cuerpo del clítoris. Sin embargo, éste es muy sensible, así que hay que controlar la fuerza con la que se succiona y se pasa la lengua sobre la zona.

3. Con tu pene. Acaricia el clítoris de tu pareja con tu miembro, además de erótico le darás mayor confianza a tu compañera, ya que ella será la encargada de mover tu miembro.

4. Estimulación combinada. Resulta aún más fácil la excitación y el orgasmo, con la estimulación del clítoris combinada con la inserción de un par de dedos en la vagina. Recuerda, nada en la sexualidad está prohibido, siempre que exista respeto entre los dos. ¡Inténtalo y cuídate!.

CONOCIENDO EL CLÍTORIS IV: LOS  ORGASMOS FEMENINOS

Conozca en detalle los 10 tipos de orgasmos que pueden alcanzar las mujeres.

ultimasnoticias.com.ve

16 de enero de 2013.-

Un top ten con los 10 orgasmos que las mujeres pueden experimentar.

Orgasmo clitorial: Cuando se estimulan las 8 mil terminaciones nerviosas del clítoris, y a su vez éstas estimulan a otras 15 mil del área pélvica, es probable que culmine en un orgasmo. El diminuto pero poderoso órgano se divide en 18 micropartes, dentro y fuera del cuerpo. El clítoris, como tal, es una entrada al palacio del placer.

Orgasmo vaginal: Sólo el 25% de las mujeres puede alcanzar el orgasmo por esta vía, ¿por qué? Cuando la distancia entre al clítoris y la uretra es más corta entre sí, la estimulación indirecta del clítoris es posible, pero cuando la anatomía no lo permite, resulta imposible.

Orgasmo punto G: Esta área sensitiva se encuentra justo detrás de la pared frontal de la vagina, entre el hueso púbico y el cérvix. Los orgasmos por este medio son tan intensos, que en ocasiones algunas mujeres eyaculan.

Orgasmo punto A: Este orgasmo es posible de alcanzar cuando se estimula de 7 a 10 centímetros de profundidad la pared frontal de la vagina.

Orgasmo del punto profundo: Se puede lograr mediante la estimulación de la pared más profunda posterior de la vagina, justo antes del cérvix.

Orgasmo punto U: Es un regalo de la estimulación de una pequeña zona que contiene tejido eréctil sensible que se sitúa justo encima y en ambos lados de la abertura de la uretra.

Orgasmo de senos: Algunas mujeres lo alcanzan estimulando sus senos.

Orgasmo oral: Se alcanza con una larga sesión de besos o mediante la estimulación oral hacia su pareja.

Orgasmo de piel: Se logra a partir de un suave y ligero contacto con la piel. Puede ser estimulada mediante masajes y suaves soplidos.

 

Orgasmo mental: Sólo impactantes escenas con alto contenido erótico, o relatos del mismo tenor, pueden ayudar a que las mujeres sientan placer máximo a través de la mirada.

13 razones para comer la semilla del aguacate.-

 

 

 

El aguacate además de ser delicioso, nos brinda antioxidantes y grasas naturales que ayudan a mantenernos sanos y sentirnos mejor.

Las semillas por otro lado contienen fibra y aminoácidos y ayudan a prevenir enfermedades cardíacas —y las semillas del aguacate son lo mejor de ambos mundos. Aquí trece razones para empezar a moler esas semillas e incluirlas en tu dieta diaria:

El 70% de los aminoácidos del aguacate están en la semilla, su aceite reduce los niveles de colesterol y ayuda a defender al cuerpo de enfermedades cardiovasculares y paros cardiacos.

Estudios han comprobado que las semillas de aguacate tienen más fibra soluble que cualquier otro alimento.

La semilla del aguacate es excelente para combatir la inflamación del tracto gastrointestinal así como la diarrea. En Sudamérica utilizan la semilla como un remedio para infecciones y problemas estomacales.

Contienen compuestos fenólicos que previenen ulceras intestinales e infecciones virales y bacterianas.

El flavonol que contienen las semillas previene el crecimiento de tumores.

Fortalecen el sistema inmunológico y ayudan a prevenir enfermedades debilitantes y sus antioxidantes retardan el proceso de envejecimiento.

Las propiedades antiinflamatorias de las semillas parecen ayudar a personas que sufren de artritis y otras enfermedades.

Efecto rejuvenecedor: estudios han comprobado que incrementan la cantidad del colágeno de la piel, dándole una apariencia tersa y libre de arrugas.

El aceite de las semillas le dará un brillo adicional a tu cabello y ayuda a prevenir la caspa.

Las semillas ayudan a bajar de peso ya que según algunos estudios reduce la glucosa en la sangre.

El rayar, tostar y beber las semillas en té ayuda a control el asma.

Según la medicina QiGong las semillas de aguate contienen niveles altos de energía Qi, que nos ayudan a sentirnos en sintonía con la energía de vida.

Las semillas se pueden consumir de muchas maneras: se pueden secar, rayar, tostar, rostizar y comer. Se pueden comer en ensaladas, beber en tés, smoothies y licuados o consumirse solas (si no les importa el sabor amargo).

El aguacate es el perfecto ejemplo de una fruta que nos gusta comer y sin embargo desechamos la parte más saludable: su semilla. ¿Para qué desperdiciar su semilla si podemos comerla? Sea por salud o vanidad consumir el 100% de un aguacate es lo más responsable que podemos hacer para mantener nuestros cuerpos y mentes alineados mientras aprovechamos al máximo todo lo que nos brinda la naturaleza.

13 razones para comer la semilla del aguacate.-

 

 

 

El aguacate además de ser delicioso, nos brinda antioxidantes y grasas naturales que ayudan a mantenernos sanos y sentirnos mejor.

Las semillas por otro lado contienen fibra y aminoácidos y ayudan a prevenir enfermedades cardíacas —y las semillas del aguacate son lo mejor de ambos mundos. Aquí trece razones para empezar a moler esas semillas e incluirlas en tu dieta diaria:

El 70% de los aminoácidos del aguacate están en la semilla, su aceite reduce los niveles de colesterol y ayuda a defender al cuerpo de enfermedades cardiovasculares y paros cardiacos.

Estudios han comprobado que las semillas de aguacate tienen más fibra soluble que cualquier otro alimento.

La semilla del aguacate es excelente para combatir la inflamación del tracto gastrointestinal así como la diarrea. En Sudamérica utilizan la semilla como un remedio para infecciones y problemas estomacales.

Contienen compuestos fenólicos que previenen ulceras intestinales e infecciones virales y bacterianas.

El flavonol que contienen las semillas previene el crecimiento de tumores.

Fortalecen el sistema inmunológico y ayudan a prevenir enfermedades debilitantes y sus antioxidantes retardan el proceso de envejecimiento.

Las propiedades antiinflamatorias de las semillas parecen ayudar a personas que sufren de artritis y otras enfermedades.

Efecto rejuvenecedor: estudios han comprobado que incrementan la cantidad del colágeno de la piel, dándole una apariencia tersa y libre de arrugas.

El aceite de las semillas le dará un brillo adicional a tu cabello y ayuda a prevenir la caspa.

Las semillas ayudan a bajar de peso ya que según algunos estudios reduce la glucosa en la sangre.

El rayar, tostar y beber las semillas en té ayuda a control el asma.

Según la medicina QiGong las semillas de aguate contienen niveles altos de energía Qi, que nos ayudan a sentirnos en sintonía con la energía de vida.

Las semillas se pueden consumir de muchas maneras: se pueden secar, rayar, tostar, rostizar y comer. Se pueden comer en ensaladas, beber en tés, smoothies y licuados o consumirse solas (si no les importa el sabor amargo).

El aguacate es el perfecto ejemplo de una fruta que nos gusta comer y sin embargo desechamos la parte más saludable: su semilla. ¿Para qué desperdiciar su semilla si podemos comerla? Sea por salud o vanidad consumir el 100% de un aguacate es lo más responsable que podemos hacer para mantener nuestros cuerpos y mentes alineados mientras aprovechamos al máximo todo lo que nos brinda la naturaleza.

13 razones para comer la semilla del aguacate.-

 

 

 

El aguacate además de ser delicioso, nos brinda antioxidantes y grasas naturales que ayudan a mantenernos sanos y sentirnos mejor.

Las semillas por otro lado contienen fibra y aminoácidos y ayudan a prevenir enfermedades cardíacas —y las semillas del aguacate son lo mejor de ambos mundos. Aquí trece razones para empezar a moler esas semillas e incluirlas en tu dieta diaria:

El 70% de los aminoácidos del aguacate están en la semilla, su aceite reduce los niveles de colesterol y ayuda a defender al cuerpo de enfermedades cardiovasculares y paros cardiacos.

Estudios han comprobado que las semillas de aguacate tienen más fibra soluble que cualquier otro alimento.

La semilla del aguacate es excelente para combatir la inflamación del tracto gastrointestinal así como la diarrea. En Sudamérica utilizan la semilla como un remedio para infecciones y problemas estomacales.

Contienen compuestos fenólicos que previenen ulceras intestinales e infecciones virales y bacterianas.

El flavonol que contienen las semillas previene el crecimiento de tumores.

Fortalecen el sistema inmunológico y ayudan a prevenir enfermedades debilitantes y sus antioxidantes retardan el proceso de envejecimiento.

Las propiedades antiinflamatorias de las semillas parecen ayudar a personas que sufren de artritis y otras enfermedades.

Efecto rejuvenecedor: estudios han comprobado que incrementan la cantidad del colágeno de la piel, dándole una apariencia tersa y libre de arrugas.

El aceite de las semillas le dará un brillo adicional a tu cabello y ayuda a prevenir la caspa.

Las semillas ayudan a bajar de peso ya que según algunos estudios reduce la glucosa en la sangre.

El rayar, tostar y beber las semillas en té ayuda a control el asma.

Según la medicina QiGong las semillas de aguate contienen niveles altos de energía Qi, que nos ayudan a sentirnos en sintonía con la energía de vida.

Las semillas se pueden consumir de muchas maneras: se pueden secar, rayar, tostar, rostizar y comer. Se pueden comer en ensaladas, beber en tés, smoothies y licuados o consumirse solas (si no les importa el sabor amargo).

El aguacate es el perfecto ejemplo de una fruta que nos gusta comer y sin embargo desechamos la parte más saludable: su semilla. ¿Para qué desperdiciar su semilla si podemos comerla? Sea por salud o vanidad consumir el 100% de un aguacate es lo más responsable que podemos hacer para mantener nuestros cuerpos y mentes alineados mientras aprovechamos al máximo todo lo que nos brinda la naturaleza.

Los Valores

 

Por JUAN Pablo Peña Genao,

Director de la Fundación educativa

Juan Pablo Duarte, y Estudiante de

Derecho.-

 

Los valores: Son los comportamientos, y la virtudes que realmente vivimos como personas, pareja, padre, cristianos, y ciudadano. Es lo que nos motiva o impulsa a crecer, a realizar nuestro destino como persona y a buscar la felicidad.

Los valores más importantes para la persona son: el trabajo, la responsabilidad, el respecto por lo de más, la seriedad, la solidaridad la disciplina, el amor al prójimos; Muchas veces podemos vivir un valor en el trabajo y un anti valor en la familia y eso es contradictorio.

Los valores están estrechamente relacionados con nuestras necesidades, son los valores los que nos permiten satisfacer nuestras necesidades básicas humanas, ser amado, ser valorados, pertenecer a una familia, autonomía, libertad, el matrimonio, la satisfacción la solidaridad, entre otros.

 

CLASE DE VALORES: Hay muchas clases de valores: como son estéticos, utilitarios, intelectuales, biológicos, morales, económico, humanos entres otros.

 

LOS VALORES MORALES: Son propios de las personas que los posen; los valores morales hay que conocerlos y vivirlos, ya que si queremos vivir la felicidad y ser cada vez mas personas tenemos que vivir todos los valores propios del ser humanos o por lo menos vivirlos en algún grado no podemos dejar a un lado ningún valor moral, no se puede excluir ninguno.

 

LOS VALORES MORALES MAS VIVIDO HOY DÍAS EN NUESTRA SOCIEDAD: Son la solidaridad, la honestidad, la familia, el amor, la naturaleza, la religiosidad, la libertad, el trabajo, el respecto, la sexualidad, la humildad, el perdón, la pasión, la confianza ect.

CARACTERISTICA DE LOS VALORES MORALES: a) Son propios de la personas, b) Implican libertad y responsabilidad, c) Son indispensables, d) Hay que poseerlos todos en algún grado, e) Relación con la recompensa y el castigo, f) Los valores se interrelacionan, g) Encausan nuestra realización como personas.

 

Los valores son horizontes de significados o puntos de referencias que dan sentido a nuestras acciones y a nuestras existencia, es por eso que hay que tenderlos como un bien social, material, moral religioso, económico, político, en una sociedad o grupo social, considerándolo digno de imitación o de convertirlos en un modelo de actuación; Los valores nos permiten distinguir los principales de los segundario, los buenos de lo malo, lo correcto de lo incorrecto, esforzarnos, toleras la frustración si lo que queremos es defender o preservar un valor.

 

 

FORMAR EN VALORES: Por que los valores permiten a los sujetos vivir en libertad, pero también hacen que los seres humanos hagan de la vida un espacio para la recreación y el esparcimiento.

En la escuela y en la familia es donde ha de cumplirse una función o papel fundamental, como la convivencia y civilidad, en nuestros tiempos que cada día se formen y se desarrollen cultura moral y de conducta.

Hoy día hay que potenciar una cultura de paz en el ámbito de las relaciones interpersonales, así como el amor, la verdad, la belleza; las personas desarrollamos y vivimos a plenitud el valor de las palabras, las acciones, en las palabras se reflejara una coherencia significativa entre el pensar, el sentir y el actuar de cada persona.

 

EDUCAR EN VALORES ES VIVIR EN PAZ: Educar en valores como la sensibilidad, la independencia de juicios, de criterios, la apertura de sujeto, esto es de su personalidad, que lo prepara para apropiarse de toda una cultura a la que debemos aspirar y luchar para que sea posible; hoy día hay que desarrollar y asimilar valores como el respecto, la tolerancia, la espontaneidad, la critica, y la autocrítica, la discrepancia y la felicidad, debemos formarnos en valores desde la historia universal, nacional y barrial, entre ellos la identidad, la justicia, la soberanía, el patrimonios, la naturaleza, el amor, la felicidad, la conciencia, la paz, el humanismos, y la franqueza, entre otros.-

Título

Aprender a hablar en público Photocredit: zigazou76 Hablar ante una audiencia que nos escucha puede ser un verdadero tormento para algunos. Otros en cambio, parece que se crecen y ante la gente responden mucho mejor de lo que lo hacen en círculos más íntimos. Mientras que para algunos las personas que tienen delante les imponen demasiado a otros les proporcionan una sensación de alivio, no hablas para nadie en concreto pero todos te escuchan y es mucho más fácil así que cuando estás en petit comité. Sea como sea ambos tipos de persona tienen alguna inseguridad, que pasa por enfrentarse a hablar delante de gente y que pueden resolverse de manera similar. O bien usando lo que te funciona en uno de los casos para aplicarlo al otro o bien trabajando para solucionar tus problemas de inseguridad y timidez independientemente del tamaño de tu público. Para ello puedo recomendarte nuestro vídeo curso: cómo superar la timidez y ser sociable, en el que aprenderás todas las técnicas para perder el miedo a hablar en público y a relacionarte con los demás, en general. ¿Cómo podemos aprender a hablar en público? La respuesta es sencilla de dar, aunque difícil de llevar a cabo. Como todo en esta vida para aprender algo no nos queda más remedio que hacerlo. Pero, ¿cómo hablar en público si físicamente nuestro cuerpo no nos responde? Cuando sientes ese miedo escénico empiezas a sudar. Tiemblas. Sientes que la voz te falla, se te seca la boca. Eres incapaz de hablar. Cuando lo haces tu voz es débil y tu discurso inconexo. ¿Verdad? Para ello es básico que tengas seguridad en lo que vas a decir. Photocredit: zigazou76 Practica el arte de la retórica. Aprende a estructurar los pensamientos. A destacar puntos de cada uno de ellos y a tejer una red que una unos a otros. Luego con solo recordar los puntos y las conexiones serás capaz de reproducir el discurso. Los pasos a seguir son los siguientes: Estructura lo que vas a decir: • Prepara una introducción que explique o exponga claramente la situación. Si tienes que defender una idea en este punto deberás presentar la situación y los motivos que te llevan a defenderla, por ejemplo. • Enumera los puntos de los que vas a hablar. Trata de mantener el interés y de tocar las emociones de la gente. Deja los puntos más emocionales para el final. • Conclusión o alegato final. Depende de lo que tengas que hablar en público este es el momento para un repaso breve a la situación y para renovar la petición. Si consigues mantener la emoción hasta el final y el público se va con ella es más posible que tu discurso sea un éxito. Memoriza el discurso mediante los puntos importantes. Si lo tienes bien interiorizado bastará con recordar los puntos para poder desarrollarlos. Une los puntos mediante un circuito, hazlo de manera que a ti te parezca lógica, para ello puedes utilizar varias técnicas de memoria, busca una que se adapte a ti. Son buenos los mapas mentales para este tipo de cosas. Practica, delante del espejo, delante de una cámara. Habla simplemente en voz alta para mejorar las palabras que usas, para elegir aquellas que no puedes pronunciar con facilidad o para evitar cacofonías. Una vez tengas práctica en estructurar discursos te resultará cada vez más fácil y podrás prepararlos sin necesidad de escribirlos enteros ni de practicarlos, simplemente haciendo el esquema de los puntos a tratar. La práctica llevará al resto. Tener seguridad en el discurso que vas a dar o simplemente tener algo que decir puede ayudarte mucho, para que aprender a hablar en público sea posible. No todos los oradores son capaces de prepararse sus propios discursos pero para la mayoría de la gente hablar en público no solo significa tener que pronunciar un discurso sino tener que prepararlo. Ganarás en seguridad y podrás actuar mucho mejor cuando aprendas a estructurar y organizar las ideas antes de compartirlas con la gente. Posteriormente tendrás que lanzarte y practicar, no te queda otra. He leído sobre este tema en diversas ocasiones y curiosamente lo que funciona para unos no funciona para otros. Unos te recomiendan que para perder la vergüenza te imagines al público desnudo, no digo que no funcione, pero a mi me parece absurdamente ridículo e innecesario gastar energía en tratar de transformar la imagen de lo que tenemos delante. A mi me funciona empezar a hablar mirando al fondo. Sin fijarme en nadie en concreto. Estoy sola, como cuando hablo ante el espejo. Poco a poco a medida que voy sintiéndome segura con el discurso, no suelo necesitar muchas palabras para ello empiezo a mirar a la gente, me voy acercando poco a poco hacia adelante. Suelo variar de persona para hablar, no me gusta fijarme en una sola, también me incomoda cuando tengo la sensación de que alguien da un discurso solo para mi, así que trato de no hacer pasar a nadie por eso. Cuento unas cosas mirando a unos, otras mirando a otros. Y así, sin darme cuenta voy avanzando en el discurso. A medida que vas aprendiendo a hablar en público y ganas confianza aprendes a mirar al público y a usarles cuando te quedas sin recursos, convirtiendo a tu audiencia en un recurso más. Respecto del tono de voz dependerá de la audiencia y los medios con los que cuentes. Pero suele ser más interesante una persona que modula bien la voz pero que no grita y que cuando está en ambientes reducidos habla en un tono más bien bajo. Eso obliga a la gente a callarse y a prestar más atención para escuchar mejor. Por último, a parte de práctica te recordaré una vez más la importancia de tener un discurso claro, no hablar en vano y saber lo que vamos a decir. Conocer el tema a fondo nos aportará seguridad. Aunque no vayamos a contarlo todo, siempre es bueno tener respuestas para posibles preguntas del público. Si quieres más trucos para perder la timidez, hablar en público o sacar lo mejor de ti mismo en todas las circunstancias sin miedo a la vergüenza o la inseguridad te recomiendo nuestro curso Cómo superar la timidez y ser sociable, en el que aprenderás ejercicios específicos para practicar y aprender a hablar ante el público.

 

Liderazgo y motivación

 

La motivación es un rasgo esencial en el Liderazgo. Hay que saber motivar al público, a las personas para que hagan lo que queramos, a nuestro equipo de trabajo, a nuestros amigos para ir a  un sito… En este artículo te enseñamos con todo detalle como motivar a las personas para conseguir que hagan lo que tú quieras y para que decidan seguirte a ti y no a otro.

Liderazgo y motivación con emociones

El primer paso para motivar es transmitir emociones, tenemos que transmitir estados emocionales. Cuando una persona entra en un estado emocional y lo transmite a través de sus palabras y gestos está transmitiendo esas mismas emociones que representa con sus palabras, gestos y el estado interno.

La gente se preocupa muchas veces por tener determinado lenguaje corporal o cuidar su apariencia y no se fijan en su estado interno. El estado interno de una persona es mucho más importante y se transmite con mucha más contundencia.

Si tú crees que eres la leche y estás muy seguro vas a dar un discurso impresionante independientemente de como tengas tu lenguaje corporal o tono de voz, pero si en cambio eres muy inseguro y sigues técnicas para aparentar buen tono de voz y buen lenguaje corporal probablemente te salga un discurso mediocre ya que “imitar” no implica ser.

Ten muy en mente tu estado interno al hablar y al intentar provocar cambios en las personas, si quieres que te sigan tu estado interno debe ser seguro y con el estado emocional correcto para hacer que te apoyen.

Si por ejemplo quiero que la gente vaya a una manifestación contra la sanidad privada lo que haré yo será indignarme y exponer los argumentos de porque hay que ir, al yo indignarme estaré transmitiendo esa indignación hacia la sanidad privada a quienes me escuchen y por lo tanto aumentando en gran medida mis posibilidades de éxito ya que es mucho más fácil que alguien indignado con la sanidad privada acuda a una manifestación que alguien que no tiene sentimientos al respecto.

Hay que crear sentimientos en las personas para que actúen, las personas no somos perros, no puedes colocarle una salchicha delante de una persona y gritarle: “CORRE, VE A POR ELLA”, los humanos somos un pelín más complicados pero seguimos guiándonos casi enteramente por las emociones.

Una persona no irá a una manifestación contra la sanidad privada porque eso es hacer lo correcto, a las personas les da igual lo que es correcto o no, lo único que les interesa e importa es lo que les provoca las emociones, sino provocas emociones no estás motivando ninguna acción.

Aprende a provocar emociones, aprende a provocar acción. Lo que yo suelo hacer es que me veo inmerso en mis palabras y las siento cuando hablo, digo cosas que realmente pienso y entro internamente en estados emocionales. No hablo como un predicador de forma exagerada (ya que eso es rozar el frikismo) sino que hablo tranquilo, con tintes emocionales pero a través de mi estado interno transmito las emociones. Y lo mejor de todo es que el estado interno de una persona se percibe rápidamente, es algo innato en los seres humanos.

Rápidamente nos contagiamos estados emocionales y transmitimos estados emocionales. Te voy a poner un ejemplo, el otro día estaba paseando a mi perrita Kiara y Kiara se entretuvo con otro perrito, yo no sabía si era perro o perra así que le pregunté al dueño: “¿es chico o chica?” y me contesto: “CHICO” pero lo hizo con una expresión, un lenguaje corporal y un estado interno que denotaban desasosiego, enfado, es decir a la persona se la veía como cabreada y se le notó por el estado interno que transmitía al hablar.

Un amigo con el que iba me dijo: “casi se nos come por preguntarle eso…”. Tu estado interno se transmite con mucha más facilidad de la que crees así que antes de defender causas por las que no crees piénsatelo dos veces porque te van a pillar por mentiroso. Siente las emociones, siente lo que dices y lograrás motivar a tu público como nunca antes lo has hecho.

Liderazgo y motivación con convicción

El segundo punto clave a la hora de motivar es la convicción. ¿Realmente te crees lo que dices? ¿Haces creer a los demás en lo que dices?

Si te has fijado más que algo sea cierto o no lo que hace que sea cierto o no es la convicción con lo que se dice. Por eso la política nos desespera tanto porque un político puede decir ante todo el país una barbaridad pero como lo dice tan serio y lo transmite nos lo creemos, hay convicción en sus palabras. Esos políticos aprenden a mentir con mucha convicción como el que más y eso es un arma muy poderosa en las manos inadecuadas.

Recuerda que no tienes que aprender a mentir sino a sentirte seguro en tus opiniones y juicios, aprender a creer que lo que tú dices es la verdad más absoluta del mundo y que no hay alternativa para otras opciones, lo complicado aquí está en que tú igualmente aunque creas eso debes ser capaz de aceptar críticas y mejorar constantemente para cada vez tener opiniones más correctas y ciertas.

Es un poco contradictorio pero debes aplicarlo para poder seguir mejorando siempre. Acepta las opiniones de los demás pero ten claro que lo que tú dices es la bomba y que antes de cambiarlo muy cómodamente en casa te pondrás a meditar sobre ello.

Más que creerte lo que tú dices es que tienes que vivir lo que dices, como si la vida te fuera en ello, habla transmitiendo la sensación de que darías tu vida por lo que estás diciendo, da la sensación de que tus palabras están avalados por años de experiencia y estudios minuciosos, habla como si tus palabras fueran matemática pura irrefutable.

¿Entiendes ya el concepto de la convicción? No es que tengas que convencer un poco, sino que tienes que impactar de lo seguro que te ves al hablar y de cuanto crees en lo que dices, esa convicción hace que la gente se replantee sus puntos de vista, favorece mucho que te apoyen y sigan porque: “vaya, si lo dice tan seguro es por algo”.

Recuerda que más que por lógica (que también ayuda mucho) nos movemos por emociones y la convicción yo la considero una emoción muy positiva y decisiva a la hora de conseguir Liderazgo y motivación. De hecho la convicción transmite seguridad y confianza hacia nosotros y nuestras opiniones y las personas quieren seguir ideas seguras y a personas seguras, no ideas indecisas y personas que no saben si van o vienen.